WhatsApp: Bienvenidos a la industria de la vigilancia

TECNOLOGIA

 

WhatsApp cambió su política de privacidad para integrar datos de los usuarios a Facebook y estos nuevos términos de condiciones violan derechos constitucionales.

A partir del 8 de febrero, WhatsApp avisa que podrá «usar los servicios alojados de Facebook para almacenar y administrar sus chats de WhatsApp” y asociarse con la red social «para ofrecer integraciones en los productos”. El mensaje también notifica que, luego de la fecha indicada, «deberás aceptar las actualizaciones para seguir usando WhatsApp». 
Gabriel Zurdo, CEO de @btrconsulting, especialista en ciberseguridad, riesgo tecnológico y de negocios analizó las nuevas políticas de seguridad en la red social de mensajería. «Bienvenidos a la industria de la vigilancia», saludó Zurdo, debido a que «estamos sometidos a entender, comprender y aprender» los términos de seguridad que cambian evolutivamente con frecuencia. En términos de seguridad y privacidad todo es efímero, sostiene Zurdo, que lo que hacen estas nuevas condiciones es «blanquear lo que ya hacían hace tiempo». Esta red social ha recibido multas debido a la gestión de la información, por utilizar datos de Facebook par WhatsApp, de parte del ente regulador de éstas compañías.

El especialista en ciberseguridad aseguró que estos cambios de privacidad no son nuevos, y que el método de monetización de las aplicaciones que son aparentemente gratis, tiene que ver con la publicidad y la otra, y la más importante, es la comercialización de los datos de los usuarios, que se aceptan sin ser leídos al bajar la aplicación.
«Las redes sociales puede hacer lo que quieran y la forma de constatarlo es cuando, previo a la elecciones en EE.UU Mark Zuckerberg afirmó ante los congresistas que sí escuchan a la gente a través de las aplicaciones», explicó Gabriel afirmando que lo que está sucediendo es un blanqueamiento de las políticas de seguridad. «Esto es transnacional, las redes sociales nos normalizaron ante la pérdida de privacidad, el anonimato, la suplantación de identidad».

Desde la Comisión de Medios de Comunicación del Senado,  Alfredo Luenzo desde su cuenta de Twitter manifestó que «Los nuevos términos y condiciones son una clara violación a las garantías constitucionales de protección de datos personales y de correspondencia, derechos humanos fundamentales del contrato social en todas las democracias modernas».
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + uno =