Nelly Minyersky: «Queremos poder abortar con la frente alta en un hospital, queremos ser ciudadanas»

 

Esta semana comenzó a tratarse en el Congreso de la Nación, por octava vez, el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y en conjunto, el proyecto de los Mil Días para el acompañamiento a las personas gestantes que deseen continuar con el embarazo.

El proyecto fue mandado por el presidente Alberto Fernández y durante los días martes y miércoles hubo exposiciones de ‘expertos en el tema’ y el día jueves comenzó el plenario de comisiones, donde Diputados y Diputados plantearon sus argumentos a favor y en contra. Lo que se debatió fue el texto que dará cuerpo al dictamen de la Cámara. En las calles, la marea verde volvió para marcar la necesidad y la urgencia de la aprobación del proyecto haciendo un pañuelazo frente al Congreso.

Foto/Telam


La jornada concluyó el día de ayer con las palabras del testimonio de la diputada Cecilia Moreau, presidenta de la Comisión de Legislación General que moderó el debate de la tarde, quien manifestó haber tenido que realizarse un aborto cuando tenía 16 años. “Las mujeres tenemos derecho a tomar decisiones”, expresó en el cierre.

Nelly Minyersky, abogada feminista y parte de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, contó para Radio Ensamble, sobre su exposición del día martes en el Congreso. Expuso primera y presentó un resumen de 5 puntos fundamentales a favor del proyecto.

Reafirmó que los dos proyectos presentados, no inventan nada nuevo, que en su texto se invocan leyes existentes y tratados de derechos humanos. Afirmó la importancia de la autonomía y la libertad de la decisión de las personas gestantes y que Estado debe garantizar el piso mínimo de salud e igualdad, como lo dicta el artículo 19 de la Constitución Argentina.
Otro tema fundamental que resaltó de las dos leyes es la gratuidad, y el hecho de que es un problema de salud pública, no de moral ni de creencias. Afirmó que los ‘anti derechos’ usan elementos falaces, como afirmar que vida es igual al ser humano y es un argumento que ningún tratado de derechos humanos defiende ni sostiene.

«El Derecho es para los seres humanos, que implica el nacimiento. Estamos hablando de Derecho, no de moral, ni de creencias» 

También explicó que las mujeres están constantemente en un campo de delito, porque al quedar embarazadas, sobre todo las que tienen menos recursos, tienen que elegir entre su salud o la libertad. Ya que si deciden hacerse un aborto en la clandestinidad y hay complicaciones, cuando acuden a un hospital, existe la presunción de que se cometió un delito. «Durante décadas, la justicia como los médicos, desoyeron la ley que existe», manifestó Minyersky. El proyecto obliga a la institución en donde la persona solicita la interrupción, a que se de respuesta a los 10 días como máximo de solicitada la práctica y tiene que garantizar el procedimiento. Agregó que lo penal tiene un peso muy grande en la vida y es por eso que no se exige la despenalización sino la legalidad y que la ‘objeción de conciencia’ no fue incluido en el proyecto presentado por la campaña, ya que «pone en juego la salud y la vida de la persona gestante».

«La ‘objeción de conciencia’ pone en juego tanto la salud como la vida de la persona gestante»

Por otro lado afirmó que el Estado tiene que ser garante y va a tener que hacer campaña ,«porque estamos destruyendo la piedra nogal del patriarcado, es un cambio de raíz». Además dio claridad con respecto a algunas acusaciones que se hacen explicando que esta ley no obliga a nadie a practicarse un aborto, pero que en cambio, su penalidad y la continuidad de un embarazo no deseado cambia el destino de la vida y no contempla el proyecto de vida de la persona gestante.
Minyersky añadió que en los debates sólo se habla del embrión pero no de los derechos de la persona gestante ni de les niñes, como tampoco sobre el proyecto de los 1000 días.

«No queremos más muertas, ni internaciones por abortos, queremos hacerlo con la frente alta en un hospital, queremos ser ciudadanas»

El miércoles continuará el debate y el jueves es el dictamen en la cámara. «Hay que seguir difundiendo», concluyó la abogada feminista, quien se manifestó optimista por el tratamiento de la ley.

Ph: Victoria Gesualdi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 1 =